Durante 2016 y 2017 el mercado de criptoactivos empezó a tomar mayor relevancia. Con el surgimiento de Ethereum, los contratos inteligentes tomaron tracción y condujeron al surgimiento del mercado de ICOs (“Initial Coin Offerings”). Lo que hizo posible que se llegue al boom de las ICOs fue, entre otras cosas, la creación de una API estándar para el desarrollo de tokens fungibles sobre la red de Ethereum. Este estándar conocido como ERC20 permitió que rápidamente cualquier desarrollador pueda crear su propio token sobre la red aprovechando así la infraestructura de Ethereum y la interoperabilidad de tener muchas otras empresas con tokens del mismo tipo.

Algo similar empezó a pasar con los NFTs. Si bien existían ideas similares previas en años anteriores, fue recién durante 2017 que esta idea terminó de tomar forma, con diferentes equipos trabajando en proyectos que permitieron la estandarización de tokens no fungibles.
Finalmente, en octubre de 2017, el Axion Zen Team creo Crypto Kitties, el primer token ERC721. El proyecto se transformó en un éxito rápidamente y el ERC721 se volvió la API estándar para la creación de NFTs.

Crypto Kitties es un juego basado en la blockchain,y en el cual los usuarios pueden comprar sus “kitties” para luego reproducirlos e intercambiarlos. Todos los kitties que se crean son NFTs, por lo cual son únicos y no pueden existir dos iguales. Esta idea trajo una revolución de la noche a la mañana, teniendo tanta demanda que llegó a saturar la red de Ethereum.

El aspecto más importante del fenómeno que generaron fue que fueron una de las primeras aplicaciones con un uso no financiero que ganaron miles de seguidores y no solo por el hecho de ser algo especulativo, incluso cuando muchos usuarios compraron sus avatares por la tecnologia, muchos otros lo hicieron por el juego en si. Cryptokitties llegó a mover un volumen diario de 350,000$ en transacciones, e incluso algunos de los kitties se vendieron en más de 100,000$. El éxito de este juego se reprodujo rápidamente y muchos proyectos echaron mano a al estándar ERC721. En pocos meses el mercado se llenó de coleccionables cripto, ofreciendo desde perros hasta tarjetas de béisbol únicas, y elementos más exóticos como obras de arte, lo que a su vez llevó a la creación de exchanges para intercambiar estos nuevos activos digitales.

Los tokens no fungibles están ganando cada vez más atención por parte del mercado he incluso parte de la comunidad cripto los considera como uno de los candidatos a ser el estándar que ayude a la creación de las primeras aplicaciones de uso masivo montadas sobre blockchain.

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.SD

ACEPTAR
Aviso de cookies